INFORMACIÓN PARA EL PACIENTE: A través de este sitio web, del teléfono publicado o el e-mail, en ningún caso se pretende sustituir la consulta logopédica. Por este motivo, solo se facilitará información y orientación terapéutica para una posible intervención con la autora del blog: de asesoramiento general, valoración, diagnóstico y tratamiento.

sábado, 1 de septiembre de 2012

LA RESPIRACIÓN EN LA TERAPIA DE VOZ


INTRODUCCIÓN:

En el tratamiento de las alteraciones vocales la respiración ocupa un lugar de preferencia. Los terapeutas de la voz coinciden en la importancia que la respiración tiene en la intervención de las disfonías y como sustento en la normal producción de la voz y el habla.

Durante la entrevista inicial mientras interrogamos al paciente y elaboramos la historia clínica, lo observaremos atentamente para consignar el tipo y modo respiratorio que presenta en forma pasiva y durante la fonación o forma activa. Posteriormente efectuaremos la evaluación de la función vocal y con los datos recogidos abordaremos el trabajo respiratorio que aunque es idéntico en todos los pacientes, se adaptará a las alteraciones detectadas en cada caso en particular.

Un requisito fundamental relacionado con la voz hablada o cantada será que la persona aprenda a dominar el soplo fonatorio, es decir, a prolongar la fase de la espiración (salida del aire) durante la emisión vocal. La importancia de su correcta adquisición radica en que la calidad del sonido va a depender de la continuidad y fluidez del soplo espiratorio, y no de la cantidad de aire que pueda inspirar el hablante como erróneamente se cree.

LAS CARACTERÍSTICAS DE LA RESPIRACIÓN:

Existen diferencias entre la respiración pasiva y activa, ya que la primera es fisiológica y la segunda posee intención fonatoria (voz conversacional). Cuando el cuerpo está en reposo o silencio la respiración es pasiva (respiración vital) formada por un tiempo de inspiración, otro de espiración y ambos separados por una breve pausa. Estas fases que son prácticamente iguales conforman los cuatro tiempos de la respiración pasiva: inspiración/pausa/espiración/pausa, proceso que deberá adaptarse para el habla de conversación o el canto.

La respiración se vuelve activa para la fonación a través de la participación del músculo diafragma y los músculos intercostales externos durante la fase de inspiración. Por el contrario, durante la fase de espiración intervienen dos grupos de músculos que son los abdominales y los intercostales internos.

La inspiración para una adecuada emisión de la voz hablada será nasal o bucal breve, rápida y silenciosa, evitando las inspiraciones profundas que elevan el pecho y bloquean la estructura laríngea, generando rigidez y cansancio. La espiración en cambio será mayor controlada por la musculatura intercostal y abdominal, esta fase al alargarse facilitará los sonidos hablados.
Dicho en otras palabras, durante el ciclo de la respiración activa la inspiración ocupa 1/3 de la misma, mientras que la espiración ocupa 2/3, favoreciendo de este modo la fonación.

  • LOS TIPOS RESPIRATORIOS:

Dentro de los diferentes tipos respiratorios existentes el más utilizado tanto para el habla como para el canto es el costodiafragmático. Las respiraciones de tipo altas (torácica y clavicular) estarían descartadas por resultar ineficaces y además por ser patológicas.

En el tipo respiratorio costodiafragmático (con participación de zona costal inferior y diafragma), al tomar el aire se produce una expansión de costillas lateral y dorsal, generándose también la expansión frontal del abdomen. Esta forma de respirar facilita el aprendizaje del sostén diafragmático (apoyo), permite la salida dosificada del aire, la regulación de la intensidad, el tono y la duración de la emisión.

EL DIAFRAGMA:

El diafragma es el músculo inspiratorio más importante y separa la cavidad torácica de la abdominal, constituido por un músculo impar que interviene en la respiración mediante su desplazamiento vertical. "Es un músculo plano con disposición de cúpula, es decir, es más alto en el centro que en los bordes, y se inserta firmemente sobre todos los elementos óseos y cartilaginosos que limitan la abertura inferior del tórax" (Segre-Naidich, 1981, cap. 1:15-39).

Durante la inspiración se expanden las costillas y se contrae el diafragma que al bajar aumenta el diámetro vertical de la caja torácica. En la espiración en cambio, el diafragma regresa a su posición inicial (de relajación) en forma lenta y progresiva ayudado por la contracción de la pared abdominal. Dice Aronson que el diafragma en una respiración tranquila desciende alrededor de 1 cm pero en una inhalación forzada puede descender hasta 10 cm (Aronson, 1990 en Farías, 2007, 2010 p. 32).

Su función en la fonación es determinante y su acción es muy efectiva ya que moviliza la parte inferior de los pulmones que es la de mayor capacidad. "Al contraerse, el diafragma se ubica en un plano horizontal y los órganos que se alojan en la cavidad abdominal (órganos abdominales) son desplazados hacia adelante, produciendo el abultamiento del abdomen" (Segre-Naidich, 1981, p. 15-39).
Durante la espiración, este músculo retorna a su posición de reposo empujando las bases pulmonares, facilitando su vaciamiento sin esfuerzos suplementarios y promoviendo una emisión libre de tensiones a nivel del esfínter glótico (cuerdas vocales).


MÚSCULO DIAFRAGMA


LOS BENEFICIOS DE LA RESPIRACIÓN COSTODIAFRAGMÁTICA:

La respiración costodiafragmática es la más efectiva porque favorece la coordinación fonorrespiratoria (voz-respiración) y la capacidad de regular la presión subglótica durante la fonación, para evitar el aumento de fuerza de cierre de las cuerdas vocales (CV) o la hiperfunción muscular laríngea.

Se denomina presión subglótica al flujo aéreo que proviene de los pulmones y se dirige hacia las CV con fines fonatorios. Dicha presión aérea será mayor en las frecuencias agudas y menor en las frecuencias graves.

La resistencia de la glotis (CV) se modificará en función de la frecuencia tonal, siendo mayor en los tonos agudos (saldrá menos aire) y menor en los tonos graves, lo que permitirá una mayor salida del aire. La regulación efectiva de la presión infraglótica (apoyo respiratorio) permitirá cambios de tono e intensidad, evitando la tensión y/o las lesiones a nivel de las CV.

La respiración costodiafragmática es una condición previa para una buena técnica vocal, indispensable en el canto y en el uso profesional de la voz proyectada, encaminada a garantizar una producción vocal libre y sin tensiones para la laringe. Este tipo respiratorio aumenta la capacidad torácica, desarrolla un mayor dominio y calidad del soplo fonatorio, facilita el aumento del sostén o apoyo para la voz con disminución del esfuerzo laríngeo en fonación: hiperaducción cordal, excesiva tensión muscular laríngea, etc.


LA FUNCIÓN DEL DIAFRAGMA DURANTE LA RESPIRACIÓN


EL APOYO DIAFRAGMÁTICO:

El principal objetivo del apoyo diafragmático es la de dirigir de forma consciente y adecuada la corriente de aire espiratoria para lograr una correcta función de la laringe, prolongando al máximo la espiración. Para que esto se produzca debe haber apertura de costillas y sostén diafragmático (apoyo) durante la inspiración, la que va a generar una acción muscular hacia afuera y que puede percibirse colocando las manos abiertas a la altura de las últimas costillas.

El apoyo tiene la función de regular la presión subglótica (por debajo de las CV) y la velocidad de salida del aire durante la proyección de la voz, a través del ascenso regulado del diafragma y controlado por la musculatura abdominal. Dicho en otras palabras, su acción permite que la presión por debajo de la glotis fluya de manera constante durante la emisión vocal.

El sostén diafragmático se irá modificando según se requiera mayor o menor intensidad, variaciones de altura tonal, timbre y extensión de la frase a emitir. El aumento del apoyo diafragmático resulta útil y necesario en los siguientes casos: en sonidos agudos, en emisiones de baja intensidad, en frases largas, etc., sin que ello se produzca a expensas de un aumento de tensión a nivel cordal.

Lograr un apoyo respiratorio adecuado le permitirá al paciente un buen manejo vocal,
liberando de tensión el cierre de CV y evitando en consecuencia la aparición de patología laríngea.

EL ATAQUE:

El concepto de ataque se refiere al inicio del sonido laríngeo. El ataque debe producirse sin golpes de glotis ni escape previo de aire, es decir, el sonido debe comenzar de forma coordinada con la vibración de los pliegues vocales.
En la normal producción de la voz, los sonidos del habla comienzan
a generarse antes de que las cuerdas vocales estén cerradas por completo.

Se denomina ataque normal a la coordinación entre la presión subglótica y el cierre cordal, resultando una fonación clara y adecuada. El ataque también puede ser soplado, cuando previamente a la emisión el paciente produce una liberación de aire que va a resultar en una voz aireada, soplada y opaca.

También existe el ataque brusco o golpe de glotis, denominado así por la forma en que se produce el cierre cordal y es equivalente a un uso incorrecto de la voz. Este ataque también llamado duro determina un inicio de fonación explosiva y brusca que puede generar tensión muscular laríngea, hiperaducción cordal y disfonía.

El ataque brusco deberá ser identificado y abordado por el terapeuta vocal,
ya que su repetición en el tiempo puede llevar a lesiones cordales como los nódulos.


LAS FUNCIONES DE LA LARINGE:

Sabemos que desde el punto de vista fisiológico, la laringe no es primariamente un órgano fonatorio. Su función principal, mediante sus músculos intrínsecos, es respiratoria permitiendo el libre pasaje de aire hacia los pulmones y su salida (Farías, 2007, 2010 p. 2).

La de protección es otra de las funciones de la laringe y se manifiesta durante la deglución impidiendo la entrada de secreciones, líquidos o sólidos a la vía aérea. Por último, la laringe posee una función adaptada en el hombre que es la función fonatoria.

CONCLUSIÓN:

Emplear una adecuada técnica respiratoria es una necesidad ineludible para los profesionales de la voz, ya que la emisión normal de la voz y el habla se basan en una correcta función respiratoria y en la manera en que ésta se realiza.

Recordemos que una respiración eficiente no dependerá de la cantidad de aire inspirado ni tampoco de la capacidad respiratoria del hablante, sino de su funcionalidad. Este entrenamiento se realiza de forma habitual durante la terapia de voz con el objetivo de optimizar la función vocal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por participar en “LOGOPEDIA & FORMACIÓN” a través de sus comentarios, opiniones, mensajes, consultas, etcétera.
La aportación de cada lector es un valor añadido para el blog que quiero resaltar.
Un saludo cordial a tod@s! Marcela Ayarza Madueño.