INFORMACIÓN PARA EL PACIENTE: A través de este sitio web, del teléfono publicado o el e-mail, en ningún caso se pretende sustituir la consulta logopédica. Por este motivo, solo se facilitará información y orientación terapéutica para una posible intervención con la autora del blog: de asesoramiento general, valoración, diagnóstico y tratamiento.

martes, 3 de mayo de 2016

SUPERVISIONES PARA LOGOPEDAS

OBJETIVOS:

La supervisión clínica en logopedia es una práctica frecuente, al igual que en otras disciplinas pertenecientes a la ciencia de la salud.
En líneas generales se trata de una acción diseñada para mejorar la calidad de la actividad profesional, encaminada a optimizar el servicio de atención al paciente y su familia.
La supervisión en logopedia se convierte así en un espacio para la investigación, reflexión, intercambio… y actualización permanente en las múltiples áreas que abarca la profesión.
En este sentido, la supervisión está concebida para ofrecer al logopeda asesoramiento integral, como así también, los recursos didácticos y terapéuticos más adecuados para el abordaje de la patología que motiva la solicitud de este servicio.
Al consultante se le ofrecerá una visión integral del caso a resolver y la mejor opción de tratamiento, a través de un trabajo conjunto y consensuado entre ambos profesionales con el objetivo de garantizar un buen resultado final.
Este servicio establece un punto de encuentro entre logopeda y supervisor, creando la posibilidad de intercambiar conocimientos, diferentes puntos de vista… y promoviendo la realimentación profesional para un correcto enfoque diagnóstico-terapéutico del sujeto en estudio.
Se trata en definitiva de una inversión para el futuro en el manejo de situaciones similares, ya que personalizar la terapia para cada paciente supone un análisis exhaustivo del caso, hecho que permitirá efectuar una tarea reeducativa exitosa y en el menor tiempo posible.
Esta capacitación se adquiere con el ejercicio diario de la profesión a lo largo de los años y con actividades de acompañamiento y guía como lo es la supervisión clínica en logopedia.

DESTINATARIOS:

La supervisión de casos clínicos está dirigida a toda persona que se dedique en la actualidad (o en el pasado) al ejercicio de la logopedia y esté interesada en enriquecer y/o actualizar su labor profesional con diferentes colectivos (niños, jóvenes, adultos y 3ª edad).
Supervisar el trabajo logopédico está especialmente indicado para aquellos terapeutas que se inician en la atención directa de pacientes y carecen de la suficiente práctica para efectuar un apropiado manejo diagnóstico y terapéutico en alguna de las áreas de la profesión.
De igual modo, es un recurso útil para logopedas que se integran a equipos de trabajo multidisciplinarios recibiendo derivaciones de una variedad de especialistas: ORL, neurología, cirugía, pediatría, ortodoncia,… sin poseer la experiencia necesaria para tratar ciertas patologías logopédicas.
También, supervisar la tarea de otros puede ser un auxilio para profesionales en activo que se enfrentan a situaciones típicas de la clínica diaria, por ejemplo, la atención de un menor cuando siempre trabajaron con adultos y viceversa; un post-quirúrgico; un trastorno orofacial complejo; un síndrome; pacientes que no evolucionan con el tratamiento preestablecido, etc.
Lo anteriormente dicho son algunos de los ejemplos del quehacer cotidiano del logopeda que suele generar interrogantes acerca de la mejor elección terapéutica, circunstancia que podría canalizarse solicitando una supervisión para ese caso en particular, ya sea de logopedia clínica o escolar.

METODOLOGÍA:

La supervisión de casos clínicos de logopedia tiene una modalidad exclusivamente presencial. Esta metodología consistirá en la exposición del caso por parte del profesional solicitante, al cual se le brindará un abordaje teórico – práctico del mismo que incluirá: diversidad de recursos, actualización bibliográfica y las posibles estrategias para su resolución efectiva.
Para determinados casos clínicos, se ofrece este servicio in situ (p. ej.: la consulta del logopeda) y con la opción de contar con la presencia del paciente a supervisar.
En estos casos tan habituales el sujeto será informado de la situación y, si el destinatario fuera un menor, se solicitará un consentimiento a su familia (verbal o escrito).

FRECUENCIA:

Con carácter general la frecuencia es de 1 o 2 sesiones de supervisión a la semana, hecho que dependerá obviamente de las necesidades específicas del consultante.
La labor de supervisar el trabajo realizado por otro logopeda requiere de un tiempo determinado para que los resultados sean satisfactorios. Personalmente ofrezco sesiones de 60 minutos por cada supervisión.
El seguimiento del caso se realizará a través de supervisiones periódicas (cada 10-15 días), hasta que el solicitante lo crea conveniente. En ocasiones, la supervisión puede extenderse desde el inicio del tratamiento propiamente dicho hasta el momento de otorgar el alta definitiva al paciente, por expresa solicitud del logopeda.

COSTE DEL SERVICIO:

El servicio de supervisión clínica para logopedas tiene un coste de 50€ por cada sesión. Este importe será válido tanto para las sesiones llevadas a cabo en el lugar de trabajo del supervisor, como para las realizadas en la consulta, gabinete, etc., del terapeuta que solicita la supervisión de su labor.

CONTACTO:

Para solicitar el Servicio Profesional de Supervisión Clínica en Logopedia tiene a su disposición las siguientes opciones para contactar conmigo:
Teléfono de información y petición de hora: 654 643 590
Formulario de Contacto: disponible en el margen derecho del blog.
Correo electrónico: logopediayformacion@gmail.com

¿Por qué ofrecer este servicio únicamente para logopedas?

En ocasiones, profesionales ajenos a la logopedia me han solicitado la supervisión de sus trabajos por estar tratando pacientes con síntomas de índole logopédico.
Ante este tipo de situaciones mi respuesta será siempre la misma, solo puedo ofrecer orientación terapéutica, herramientas de trabajo, sugerir algún cambio en el abordaje, recursos… a mis iguales, es decir, profesionales pertenecientes a la comunidad logopédica.
Como Licenciada en Fonoaudióloga no estoy cualificada ni habilitada para supervisar el quehacer de psicólogos, pedagogos, maestros,… y profesionales de la medicina.
Accediendo a supervisar la labor de estas personas, estaría fomentando el intrusismo profesional*, una práctica que en la actualidad se continúa generalizando en todos los ámbitos (públicos y privados) a nivel educativo y sanitario.
En mi opinión, lo correcto en esos casos sería la derivación del paciente que presenta sintomatología logopédica al profesional competente. Expresado en otras palabras, el terapeuta que no es logopeda y se encuentra si recursos frente a un paciente que no evoluciona de forma adecuada, lo debiera derivar al graduado o diplomado en logopedia para valoración-diagnóstica y, si procede, continuar trabajando de forma multidisciplinaria.

¿Por qué solicitar una supervisión para un caso concreto que me genera ciertas dudas acerca de su valoración y/o intervención?

Porque mediante la supervisión clínica el consultante podrá seleccionar con certeza la estrategia de tratamiento idónea para su paciente, trabajando coordinadamente con la familia, el centro educativo y el resto de los especialistas vinculados al caso en estudio, de ser necesario.
Recordemos que el trabajo en equipo de manera interdisciplinaria y multidisciplinar es la base que sustenta un adecuado proceso de reeducación o rehabilitación logopédica en la población infantil, adolescente, adulta y anciana.


* DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA. Intrusismo: Ejercicio de actividades profesionales por persona no autorizada para ello. Puede constituir delito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por participar en “LOGOPEDIA & FORMACIÓN” a través de sus comentarios, opiniones, mensajes, consultas, etcétera.
La aportación de cada lector es un valor añadido para el blog que quiero resaltar.
Un saludo cordial a tod@s! Marcela Ayarza Madueño.