INFORMACIÓN PARA EL PACIENTE: A través de este sitio web, del teléfono publicado o el e-mail, en ningún caso se pretende sustituir la consulta logopédica. Por este motivo, solo se facilitará información y orientación terapéutica para una posible intervención con la autora del blog: de asesoramiento general, valoración, diagnóstico y tratamiento.

martes, 4 de diciembre de 2012

DEGLUCIÓN ATÍPICA (Parte I): “ETIOLOGÍA Y CARACTERÍSTICAS CLÍNICAS”

Introducción:

La deglución es una función innata y refleja, que permite el paso del alimento, líquido o saliva desde la cavidad oral hacia el estómago1. Esta función orofacial primaria y vital se irá modificando en forma paralela al crecimiento general del bebé, dejando de ser una deglución propia del lactante para ser una deglución madura (adulta).

Cuando este proceso fisiológico no se cumple, pueden observarse signos de retraso en su establecimiento o que la función no completa su maduración, resultando en consecuencia una disfunción deglutoria. A esta deglución atípica o disfuncional se la puede definir como la presión ejercida por la lengua contra las arcadas dentarias o la interposición lingual (anterior o lateral) durante la deglución.

ETIOLOGÍA:

Los factores etiológicos que conducen a trastornos de la deglución pueden ser de origen orgánico o funcional.
A continuación se clasifican las causas más frecuentes que suelen hallarse en la práctica clínica:

Causas orgánicas:
  • Hipertrofia de adenoides.
  • Alteraciones de la mordida.
  • Trastornos de los maxilares.
  • Ausencia de piezas dentarias.
  • Anquiloglosia (ausencia de movilidad lingual).
  • Alteración del tamaño de las amígdalas (hipertrofia).
  • Movilidad lingual reducida debido a un frenillo sublingual corto.

Causas funcionales:
  • Hábito de onicofagia.
  • Factores emocionales.
  • Hábitos posturales alterados.
  • Succión de dedos (pulgar, índice, etc.).
  • Respiración bucal permanente (diurna y nocturna).
  • Prolongación de la alimentación triturada o semi-sólida.
  • Continuidad del uso del chupete y/o biberón a partir de los 18 meses.
  • Persistencia de hábitos orales lesivos: succión digital, labial, lingual, de objetos, etc.


LAS CARACTERÍSTICAS CLÍNICAS:

Las personas con deglución atípica presentan una serie de características que suelen advertirse desde la primera entrevista. En ocasiones son los padres del niño los que reparan en ellas y efectúan la consulta, sin embargo, la mayoría de las derivaciones proceden desde los servicios de pediatría, odontología y otorrinolaringología.
Estas características clínicas pueden cursar aisladas o bien, como es más frecuente, combinadas entre sí. Se describen a continuación los principales signos y síntomas que manifiestan los pacientes con deglución atípica o disfuncional:
  1. Labios secos y/o agrietados.
  2. Trastornos de la mordida-oclusión.
  3. Respiración mixta o bucal (diurna y/o nocturna).
  4. Falta de contacto labial en reposo (labios incompetentes).
  5. Interposición anterior o lateral de la lengua durante la deglución.
  6. Contracción de la musculatura peribucal visible en el acto de tragar.
  7. Acúmulo de saliva entre los labios, hecho que dificulta la pronunciación.
  8. Presencia de mímica facial y movimientos asociados de la cabeza al deglutir.
  9. Alteraciones en la articulación fonética (dislalias) y la voz (disfonías, afonías…).
  10. Empuje lingual contra la arcada dentaria superior o inferior durante la deglución.
  11. Los incisivos superiores se apoyan sobre el labio inferior en posición de descanso.
  12. La masa lingual en posición de reposo se ubica en el suelo de la boca o protruye entre las arcadas dentarias.
  13. Dificultades articulatorias especialmente en el lugar o punto de articulación de los fonemas anteriores, rotacismo y sigmatismo (anterior o lateral).

Deglución atípica y alteraciones de la mordida:

Los trastornos de la oclusión dentaria (maloclusión) ya fueron mencionados en la etiología y en las características clínicas de los individuos con deglución atípica, cuando ésta se ha instalado como una conducta habitual. Son frecuentes en estos pacientes una mordida abierta anterior o lateral, mordida cruzada, Clase II (Angle), diagnósticos que necesitarán una actuación multidisciplinar para su correcto abordaje: logopedia, ortodoncia, etc.

Segovia M.L. (1988) en el capítulo 6 Deglución atípica describe las desviaciones más comunes que conducen a maloclusiones: deglución con interposición de la lengua y deglución con interposición labial. “La forma de deglutir con interposición de la lengua se caracteriza por que, en el momento de tragar, los dientes no se ponen en contacto. La lengua se aloja entre los incisivos, pudiendo a veces interponerse entre los molares y premolares”2. Segovia, también señala “La interposición de la lengua en la parte frontal o lateral conduce a la mordida abierta anterior o lateral”2.

Refiriéndose a la segunda desviación la autora mencionada explica: “La interposición del labio inferior entre los dientes frontales, en el momento de deglutir, se presenta en los casos de extremo overjet (distancia horizontal existente entre los incisivos superiores y los inferiores cuando los dientes están en oclusión…”2. El manejo terapéutico de estas disfunciones se realizará a través de un entrenamiento miofuncional que le otorgue al paciente un patrón de tragar normal.

El empleo de la reja lingual, un mecanismo utilizado por los ortodoncistas en las mordidas abiertas producidas por acción de la lengua o succión digital, está prácticamente en desuso por su baja eficacia y el rechazo de los pacientes, especialmente l@s niñ@s. La única alternativa eficaz es la reeducación de la función deglutoria, para conseguir de este modo que el sujeto reposicione la lengua en “su lugar”, ya que mientras exista deglución atípica la recidiva será la norma.

En este sentido, el profesional capacitado para detectar, diagnosticar, pronosticar y tratar la deglución disfuncional o atípica es el logopeda. “En muchos casos se puede observar que, al no corregirse la deglución, tratamientos magníficos pueden engendrar recidivas”2, por lo tanto, la labor realizada por el logopeda miofuncionalista es de gran utilidad, no solo para facilitar la óptima acción de la ortodoncia; sino también, para mejorar la estética facial, la salud oral y general del paciente.

El patrón deglutorio correcto: Dijimos antes que la deglución atípica es una disfunción deglutoria que se caracteriza por una postura lingual inadecuada en reposo y durante el acto de tragar. La posición de la masa lingual se corregirá al enseñarle al paciente el patrón muscular normal de la deglución. Aquí sería conveniente responder la siguiente pregunta: ¿Cuál es el patrón deglutorio correcto?1 Grandi y Donato (2006) así lo describen:


Labios cerrados, sin esfuerzo.
Ápice lingual en rugas palatinas.
Dorso lingual contactando con parte media del paladar.
Raíz o base lingual contactando con paladar blando, descendiendo unos 45º aproximadamente, para permitir el paso del bolo, líquido o saliva.

No se debe observar ningún movimiento cervical, labial, lingual, comisural, entre otros,
como mecanismo compensatorio en dicho acto deglutorio.


En la siguiente imagen se puede observar una mordida abierta anterior con interposición de la lengua durante el acto de tragar. La presión del posicionamiento lingual atípico, puede ser un factor causal o agravante de los trastornos de la mordida. Asimismo, la deglución atípica incide en la articulación de los sonidos del habla, debido a la postura baja y adelantada de la lengua en reposo y durante la deglución. “La posición de la lengua en estado de reposo, es muy importante. Esta posición deberá ser corregida cuando se le enseñe un patrón normal de deglución”2.

La deglución atípica se define como todo movimiento compensatorio que se desencadena por la inadecuada actividad lingual que pone en marcha el acto deglutorio en la etapa bucal (Adamowsky, 1990 citado por Pastor, T. 2005)3. La imagen corresponde a la Figura 1: Deglución con interposición lingual anterior3.

DEGLUCIÓN ATÍPICA CON INTERPOSICIÓN LINGUAL ANTERIOR

Conclusiones:

Zambrana, N. (1998, 2003)4 define la deglución atípica como la presión anterior o lateral de la lengua contra las arcadas dentarias durante la deglución. Será necesario investigar en primer lugar, los factores causales (orgánicos o funcionales) que dieron origen a la disfunción deglutoria. Este es un requisito ineludible para el posterior abordaje de cada tipo clínico de deglución disfuncional: en niños, adolescentes y adultos.

El tratamiento logo-mioterápico estará encaminado a evitar las recidivas, sobre todo en los casos de las mordidas abiertas y también, a reeducar la alteración deglutoria que es el objetivo primordial de la actuación logopédica. En líneas generales, la corrección de los trastornos deglutorios requiere una intervención conjunta de logopedia y ortodoncia como lo explicaba en el artículo: LA DEGLUCIÓN ATÍPICA: LOGOPEDIA VS ORTODONCIA.

Recordemos que una función alterada creará disfunciones en cascada que repercutirán negativamente en el desarrollo orofacial y esquelético del niño. Se recomienda en consecuencia la intervención precoz concretamente en el área infantil, porque restablecer lo fisiológico no es una tarea sencilla y cuanto más tarde se inicie la terapia miofuncional, más tiempo y esfuerzo habrá que invertir en la misma.

Por lo dicho anteriormente, se puede concluir afirmando que la prevención, la detección y la derivación temprana de las alteraciones deglutorias al profesional competente (logopeda o/y odontólogo) redundarán en la salud oral y general de cada individuo.

Glosario:
Protruir: dicho de una parte o de un órgano: Desplazarse hacia delante, sobresalir de sus límites normales, de forma natural o patológica5.
Onicofagia: la onicofagia se refiere al hábito de morderse las uñas. “Costumbre de comerse las uñas”5. Este tipo de hábito distorsiona la mordida y altera la armonía de las funciones orofaciales, aunque en menor grado que la succión digital4.

Bibliografía:
  1. Grandi D, Donato G. Terapia Miofuncional. Diagnóstico y Tratamiento. Ediciones Lebón, Barcelona, España, 2006.
  2. Segovia M.L. Interrelaciones entre la Odontoestomatología y la Fonoaudiología. La Deglución Atípica. Editorial Médica Panamericana. Buenos Aires, Argentina, 1988.
  3. Pastor Vera, T. Relación entre respiración oral y deglución atípica: estudio piloto de niños que presentan la característica común de lengua baja. Revista de Logopedia, Foniatría y Audiología 2005, Vol. 25, No. 3, 121-127 [en línea]. Accesible en: http://zl.elsevier.es/es/revista/revista-logopedia-foniatria-audiologia-309/sumario/vol-25-num-03-13008578
  4. Zambrana & Lopes. Logopedia y ortopedia maxilar en la rehabilitación orofacial. Tratamiento precoz y preventivo. Terapia miofuncional. Editorial Masson. Barcelona, España. 3ª reimpresión: 2003.
  5. DRAE: Diccionario de la Real Academia Española: http://www.rae.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por participar en “LOGOPEDIA & FORMACIÓN” a través de sus comentarios, opiniones, mensajes, consultas, etcétera.
La aportación de cada lector es un valor añadido para el blog que quiero resaltar.
Un saludo cordial a tod@s! Marcela Ayarza Madueño.